Monday, October 15, 2007

 

COLICOS


Entre las dos semanas y los cuatro meses, los cólicos son muy frecuentes en los bebés, incluso en los alimentados con leche materna. Ocurren a determinadas horas fijas del día, generalmente al atardecer y por la noche. Vigila si tu bebé está tomando leche con demasiada frecuencia, puede ser empacho o exceso de lactosa. Cuida tu alimentación, prueba suprimiendo los lácteos (queso, yogur, leche) de tu dieta y reemplázalos por soya (leche, tofu). A veces tu bebé puede reaccionar desfavorablemente al pescado, a los frutos sexos o a los cítricos. Si crees que eso influye, suprime de tu dieta un ingrediente por vez y vigila el resultado en el comportamiento del bebé. Toma 16 vasos de líquido al día y consume una dieta rica en proteínas y carbohidratos.
No hay fármacos infalibles para aliviar el cólico. Seguramente el pediatra te recomendará algunas gotas para esos casos, pero también debes probar con algunos ejercicios y masajes para calmarlo. A continuación algunos consejos:
* Pon al bebé boca abajo y paséalo, puedes mecerlo como un avioncito, pero ten cuidado porque puede vomitar.
* Ponlo boca abajo sobre tus rodillas y dale masajes en la barriguita con la palma de la mano en el sentido de las agujas del reloj. Hazlo suavemente, porque podría vomitar.
* Échalo boca arriba, sujétalo por los muslos y gíralo hacia un lado hasta ponerlo boca abajo. Repite el ejercicio volteándolo hacia el otro lado.
* Échalo boca arriba y muévele las piernitas como si estuviera pedaleando. Flexiónale las piernas hasta el estómago y vuélvelas a la posición normal.
* Peha el antebrazo a tu cintura y úsalo como sillita para sentar a tu bebé mientras lo sostienes con la otra mano. Esta posición permite que los músculos de las nalgas se abran dejando pasar los gases fácilmente.
* Echa a tu bebé de espaldas con la cabecita cerca de la tuya y los pies alejados. Masajea suavemente el costado izquierdo del bebé, desde la cintura hasta la ingle. Luego hazle masajes desde el lado derecho de su cadera, hasta el lado izquierdo, bajando hasta su ingle izquierda. Finalmente, masajea al bebé desde la ingle derecha hacia su cadera, atraviesa la cintura y baja hasta la ingle izquierda. Repite el masaje tres o cuatro veces. Este movimiento sigue la ondulación natural de los intestinos del bebé.

Tuesday, August 21, 2007

 

CRECIENDO


¡Qué grandes están, no?!
Adrián acaba de cumplir 4 y Valentina ya pasó los tres. El es un power ranger que tiene una habilidad increíble para armar y desarmar transformers. Ella vive en una nube de príncipes y princesas y solamente se viste de rosado (hasta el calzón). Un día de estos les comentaré más cositas.

Tuesday, September 26, 2006

 

SE AGOTO



Hace dieciocho meses publiqué este libro, mi primer libro, y debo confesar que me ha dado momentos de alegría indescriptible. La idea fue transmitir mi propia experiencia de madre y abuela sin intentar remplazar al pediatra ni dármelas de sabelotodo. La aceptación de los lectores me ha confirmado que estaba en el camino correcto. Muchas gracias a todos los que lo leyeron.

Friday, July 14, 2006

 

SOPA DE DIETA


Sopa de Dieta
Ingredientes
1 presa de pollo sin piel
2 tazas de agua
1 ramita de apio
½ zanahoria
1 papa amarilla
Sal (si permite la dieta)
150 gr fideos cabello de ángel o un puñadito de arroz

Preparación
Hervir en el agua las verduras junto con el pollo y la sal. Cocinar a fuego lento e incorporar el cabello de ángel. Apague el fuego y tape la olla. Espere unos minutos y sirva. Si le va a echar arroz, deje hervir unos minutos hasta que el grano reviente.

DATO DE LA NUTRICIONISTA. Aunque el aporte nutritivo de la sopa de dieta es escaso, el caldo contiene los electrolitos que el niño pierde con las deposiciones.
En caso de lactantes, debes continuar con la leche materna y darle panetela de arroz, infusión de anís o de manzanilla o suero oral (2-3 onzas por deposición). Mazamorra de membrillo sancochado y espesado con chuño o maicena. Zanahorias sancochadas y licuadas con un poquito de sal. Leche de soya diluida. Vuelve a la dieta normal lentamente, conforme mejore la enfermedad. Reintroduce la leche en biberón diluyéndola con agua de arroz .
Para niños mayores. Suprime la leche, los postres y las grasas. Dale infusiones (manzanilla, tilo, hierba buena, orégano) o suero oral. Recuerda que debe tomar a sorbos o por cucharaditas. Dale mazamorra de membrillo y manzanas sancochados.
Arroz blanco con pollo hervido con sal. Puré de papas o de zanahorias sin leche.
No lo pongas a dieta, es preferible que el niño coma, aunque sus deposiciones sean más frecuentes. Dale constantemente líquidos, para que no se deshidrate. Si la diarrea persiste luego de dos días, lo mejor es llevarlo al médico.

 

SOPAS


Caldo de zanahoria y quinua
Ingredientes
½ taza de quinua
4 taza de agua
1 rama de hierba buena
1 zanahoria
1 papa amarilla
Sal a gusto

Preparación
Lavar bien la quinua y ponerla a hervir junto con la hierba buena hasta que reviente. Lavar, pelar y cortar la zanahoria en bastones y la papa en cuartos.
Incorporar a la quinua y dejar hervir por 10 minutos.

DATO DE LA NUTRICIONISTA. La zanahoria es una verdura rica en potasio y carotenos (pro-vitamina A). Esta preparación ayuda a recuperar sales minerales perdidas por un intenso sudor o por vómitos o diarrea. Además posee quinua que es un cereal muy nutritivo y papa amarilla que ayudará a que su hijo se restablezca de alguna de estas afecciones.

Caldillo de huevos

Ingredientes
1 cebolla cortada en cuadritos
1 cucharada de margarina
2 tazas de agua
2 tazas de leche
4 huevos frescos
1 taza de crutones (pan tostado en cubos)
1 cucharadita de perejil

Preparación
Dorar la cebolla en la margarina, agregar el agua y cuando rompa el hervor agregar la leche. Aparte batir los huevos ligeramente e incorporarlos al caldo mezclando con un tenedor. Servir y salpicar con los crutones y el perejil picado.

DATO DE LA NUTRICIONISTA. Deliciosa sopa y además nutritiva. Por la presencia de leche y huevos, se indica en los niños que no les agrada comer mucha carne o son inapetentes o en los bebés de 1-2 años.



Crema de Zapallo
Ingredientes
150 gr de zapallo
1 zanahoria
1 papa amarilla
½ taza de leche
Sal a gusto

Preparación
Lavar bien el zapallo, la zanahoria y la papa. En una olla poner a hervir el zapallo, la zanahoria y la papa pelada con un poquito de sal. Cuando estos estén casi puré integrar la leche y verificar la sal.

DATO DE LA NUTRICIONISTA. El zapallo es una verdura muy suave, y rica en carotenos (pro-vitamina A). Es una de las primeras verduras que se ofrece al bebé. Esta preparación puede emplearse a cualquier edad. Aporta además calcio, proteínas y vitamina D. Si le agrega mantequilla, ayuda a ganar peso en los niños muy delgados.

Tuesday, March 07, 2006

 

RECETAS

A partir de los 6 meses


AGUA DE ARROZ
Ingredientes
1 litro de agua fría
2 cucharadas de arroz
1 raja de canela
2 clavos de olor
1 zanahoria

¬ Preparación
1. En una olla ponga el agua con el arroz y la zanahoria pelada.
2. Hierva hasta que el arroz reviente.
3. Cuele, retire la canela y los clavos y enfríe.

EL DATO
Este bebida es apropiada cuando los bebes están con diarrea. Incluso puede agregar al hervido un trozo de pan tostado.



AGUA DE CIRUELAS
Ingredientes
3 ciruelas
1 cucharadita de azúcar
1 vaso de agua

Preparación
1. Lave las ciruelas, póngalas en un recipiente, añada el azúcar y cúbralas con agua.
2. Deje reposar durante 12 horas o toda la noche.
3. Cuele y reserve la fruta para comerla aparte.

EL DATO
Cuando los bebes son lactantes y tienen problemas de estreñimiento, pruebe darle esta bebida en el primer biberón de la mañana.



JUGO DE MANGO Y KIWI
Ingredientes
2 mangos
2 kiwis
2 cucharadas de azúcar
1 taza de agua

Preparación
1. Pele y troce las frutas.
2. Póngalas en la licuadora junto con el azúcar y agua y licuar.
3. Cuele y sirve frío.

EL DATO
Delicioso jugo que, recién hecho, es fuente de vitaminas A y C . Nutricionalmente adecuado para niños y adolescentes. Mejora la piel, el cabello y las mucosas.
Esta preparación, si acompaña un plato de fideos con salsa verde o pesto, ayuda a tener más energía en el deporte.


BATIDO DE FRESAS
Ingredientes
200 gramos de fresas
½ taza de leche
50 gramos de yogurt de fresas
1 cucharadita de miel
2 hielos

Preparación
1. Lave y desinfecte las fresas. Córtelas por la mitad.
2. Licue todos los ingredientes, excepto el hielo, hasta que se mezclen de manera homogénea
3. Incorpore los hielos, licue unos segundos más y sirva.

EL DATO
Preparación muy nutritiva, rica en proteínas y vitamina C. Si se prepara con leche y yogurt descremados, ayuda a disminuir calorías en la dieta de los niños con sobrepeso.




MILKSHAKE DE LUCUMA
Ingredientes
1 lúcuma
¼ taza de leche fría
1 bola de helado de lúcuma

Preparación
1. Licue la lúcuma con la leche bien fría.
2. Añada el helado y siga licuando hasta que quede espumoso (3 minutos aproximadamente).

EL DATO
Preparación que puede reemplazar un desayuno o cena completos. Especial para chicos inapetentes, con bajo peso o como bebida para deportistas.




AGUA DE CEBADA Y LINAZA
Ingredientes
150 gramos de cebada
150 gramos de linaza
3 tazas de agua
zumo de 2 limones
2 cucharadas de azúcar

Preparación
1. Hierva la cebada en tres tazas de agua. Luego incorpore la linaza y deje hervir durante 10 minutos más. Cuele, endulce y deje enfriar.
2. Antes de servir añada el zumo de limón.

EL DATO
Esta bebida es un diurético natural. Si le agrega una cucharadita de sal, obtendrá una bebida deportiva y rehidratante natural. Apto para todas las edades.




JUGO DE FRUTAS CON GERMEN DE TRIGO

Ingredientes
4 maracuyás
2 mangos
3 peras
30 gramos de germen de trigo
2 cucharadas azúcar


Preparación
1. Parta el maracuyá por la mitad, retire las pepas y póngalas en la licuadora.
2. Pele los mangos y añada la pulpa a la licuadora.
3. Haga lo mismo con las peras.
4. Licue las frutas junto con el azúcar. Retire y añada el germen de trigo.

EL DATO
En lugar de licuar las frutas puede trozarlas y servirlas como ensalada con el germen de trigo. Es fresca y nutritiva.


Saturday, February 25, 2006

 

LA PRIMERA CUCHARADA

Extracto de mi libro "Las edades del bebé" editado por el sello Aguilar.



La alimentación es un hábito y es verdad que se aprende a comer bien. En el momento mismo en que el bebé comienza a introducir sus primeros alimentos, empiezan a formarse los hábitos alimenticios que lo acompañarán toda la vida.

Frutas
Aportan carbohidratos, vitaminas, ácido fólico y minerales. Si las preparas en zumo , no le añadas azúcar y hazlo en el momento, porque las vitaminas B y C se oxidan muy rápidamente (antes de media hora), y sólo la vitamina A, presente en el melón, la lúcuma, el plátano, el mango, se mantiene intacta. Es recomendable dejar los cítricos para después del año. Licua las frutas crudas, no sancochadas, para aprovechar mejor su valor nutritivo.
Los zumos se digieren mejor si se consumen solos y espaciados de la toma de cualquier otro alimento. A media mañana o a media tarde, por ejemplo.
Las frutas las puedes preparar en zumo, en compota, al horno, en puré o crudas.
Jugo de granadilla. Abre la fruta y ponla en un colador con un poco de agua caliente para que vaya soltando la goma adherida en las pepas. Aprieta las pepas con una cuchara para extraerles todo el jugo. Esta fruta es ideal para empezar la dieta del bebé.
Zumo de manzana o pera. Lava y pela la fruta, quítale el corazón y lícuala con un poco de agua y una gota de limón para que no se oxide.
Zumo de durazno. Quita la piel de la fruta, pásala unos segundos por agua hirviendo, retírale el hueso y lícuala.
Zumo de melón o papaya. Corta un trozo y separa la cáscara de la pulpa. Retira las pepas y lícuala.

Puré de frutas
Si lo prefieres, prepara puré de frutas en vez de zumo. Algunas se prestan mejor para ello. Por ejemplo, el plátano, la manzana, el durazno y la pera. Pela la fruta, raspa la superficie con una cucharita y dásela a tu bebé. Puedes rasparla conforme el bebé vaya comiendo para evitar que la fruta se ennegrezca.
La manzana es una de las mejores frutas para preparar los primeros alimentos del bebé. La mayoría tolera su ligera acidez. Posee un leve efecto laxante que puede aliviar problemas como el estreñimiento, aunque a veces produce gases.
También puedes preparar un puré con chirimoya o guanábana. Sólo tienes que retirar la cáscara y las pepas y licuarla.

Mazamorras
Hierve una fruta en agua que la cubra y agrégale una ramita de canela. Cuando esté cocida, retira la canela, licua la fruta con el líquido del hervido y espesa la mazamorra con una cucharada de maicena.

Papillas
Las mejores papillas son las que se hacen en casa. Son rápidas, baratas y no contienen preservantes. También puedes usar los cereales para bebés que ofrece el mercado y mezclarlos con leche hasta lograr una textura adecuada.
Para preparar una papilla de vegetales, pon en una ollita un trozo de zapallo (o zanahoria) con una papa amarilla pelada. Cúbrelos con agua y deja que hierva a fuego medio hasta que se deshagan. Licua para formar un puré y échale un poquito de aceite vegetal (mejor si es de oliva) o margarina. En esta etapa tu bebé necesita ácidos grasos esenciales para formar las membranas de sus células, su sistema nervioso y su cerebro.
También puedes preparar papillas con camote, con papa, con zapallo y yuca, con arroz y corazones de alcachofa.
Recuerda que al inicio es mejor combinar solamente dos productos. Conforme pasen los días podrás integrar otros alimentos, a razón de un producto nuevo cada tres días. Esta recomendación es válida tanto para la fruta como para los vegetales.
Para saber la consistencia apropiada de una papilla, pon el preparado en un platito y voltéalo completamente. Si la papilla se mantiene pegada al plato por cinco segundos, su consistencia es buena. Recuerda que cualquier alimento muy aguado es poco nutritivo.

 

EL MOMENTO DE LOS SOLIDOS

Conforme el bebé crece su aparato digestivo madura y requiere de nuevos alimentos para incorporarlos a su dieta diaria. Los pediatras aconsejan empezar con los sólidos a los seis meses, pero sin abandonar la lactancia materna. La alimentación en el primer año de vida del bebé es fundamental para desarrollar su potencial genético y apropiarse de la conducta alimenticia que tengan sus padres. Si los papás comen bien, los niños aprenderán a comer sanamente. Esta es la época propicia para la formación de una adecuada conducta alimenticia en los niños, evitando que se presenten trastornos como el rechazo alimentario o la inapetencia que puede producir retrasos en el crecimiento y desórdenes alimenticios en la niñez y en la adolescencia.
Los bebés nacen con ciertas limitaciones fisiológicas para digerir y absorber completamente algunos nutrientes. Desde el punto de vista anatómico es importante destacar la ausencia de dientes hasta los seis meses aproximadamente, por lo que su alimentación debe ser exclusivamente líquida. Los reflejos de masticación aparecen entre el sétimo y noveno mes, aunque el bebé no tenga dientes.
Entre los cuatro y seis meses el bebé está listo para comenzar con su primera papilla. El pediatra te aconsejará cuando hacerlo. Paulatinamente, debes introducir los primeros alimentos distintos de la leche. En esta etapa, la alimentación es mixta o complementaria, ya que los primeros purés tienen una función más de aprendizaje que de nutrición, pues la alimentación básica del bebé seguirá siendo la leche materna.
Entre los siete y doce meses, toma la cuchara con los labios, muerde y mastica. Hace movimientos laterales con la lengua y mueve la comida entre los dientes, por lo que puede recibir alimentos picados, cortados o coger algunos con las manos.
A partir del año adquiere movimientos rotatorios de masticación y su mandíbula se estabiliza por lo que puede consumir los alimentos de la olla familiar.
Antes de empezar con la alimentación complementaria, es recomendable tener en cuenta qué alimentos debes descartar de la dieta del bebé y así evitar alergias o malestares. Ármate de paciencia porque no es un proceso rápido ni fácil ni limpio. Lo más probable es que el bebé rechace cualquier sabor nuevo, especialmente si no es dulce. Son necesarios entre ocho y diez intentos antes de que acepte un sabor que le es desconocido.

El momento justo
Si empiezas a darle alimentación complementaria en forma temprana, es decir, antes de los cuatro meses, corres el riesgo de:
* Desplazar la leche materna. Recuerda que mientras más lacte el bebé más cantidad de leche producirás.
* Incrementar el riesgo de enfermedades infecciosas, porque el bebé recibe menos factores protectores de la leche materna.
* Aumentar el riesgo de contraer alergias.
* Los alimentos que recibe el bebé tienen menos nutrientes (sopas muy aguadas, por ejemplo).
Si inicias su alimentación complementaria en forma tardía, es decir, después de los siete meses, corres el riesgo de:
* Disminuir o detener el crecimiento saludable del bebé.
* Aumentar el riesgo de desnutrición o de deficiencias nutricionales.
La Organización Mundial de la Salud recomienda iniciar la alimentación complementaria a los cuatro meses solamente cuando el bebé no logre un peso adecuado a pesar de estar lactando apropiadamente o cuando se muestra hambriento al poco tiempo de recibir la leche materna y no tienes los recursos necesarios para adquirir leche de fórmula.

Hábitos
* Lávale las manitos antes y después de comer (¡la mamá también!).
* El bebé siempre debe estar sentado en una silla o en su coche y con babero, así grite de hambre debe prepararse para comer con buenos modales.
* Si no tienes un platito y cubiertos especiales para bebé, toma uno de tu vajilla y resérvalo especialmente para él, así lo identificará como propio.
* Usa una cucharita de té, poco a poco, podrás pasar a una cuchara sopera.
* Dale los alimentos en taza o vaso con cuchara, nunca en biberón.
* La comida debe ser un momento de alegría y de comunicación. Si no quiere comer no lo presiones, busca juegos o inventa cosas que lo diviertan y lo hagan disfrutar.
* Te darás cuenta que tu bebé está satisfecho cuando rechaza el alimento, mueve la cabeza, se rehúsa a abrir la boca o escupe el bocado.
* Si quiere comer con las manos, deja que lo intente. Es su manera de explorar. Sin embargo, explícale para qué sirve la cuchara y porqué es mejor usar los cubiertos.
* Incentívalo para que mastique, así disminuirán los riesgos de sufrir gases o cólicos.
* Recuerda que solo puedes introducir un alimento nuevo por vez y cada tres días.
* De preferencia, empieza en la mañana, a la hora de almuerzo, así podrás detectar si el alimento que le diste le cayó bien.
* Respeta los plazos establecidos para el primer año, de lo contrario, la comida podría sentarle mal o provocar una reacción alérgica.
* Prepara los alimentos el mismo día, con una antelación de no más de dos horas, para evitar la contaminación. Refrigera inmediatamente lo que sobre para que lo consuma en la tarde.
* Cocina los alimentos a fuego medio para que los ingredientes se integren adecuadamente y sean sabrosos. No uses demasiada agua.
*Algunos pediatras recomiendan empezar por las verduras y seguir con las frutas, porque el bebé acepta con más ganas los sabores dulces. Sin embargo, la decisión la tendrás que tomar tú junto con tu médico.

Qué darle:
Cereales precocidos para bebés.
Frutas (granadilla, plátano de la isla, manzana, pera, durazno, chirimoya).
Tubérculos (papa amarilla, camote, yuca, arracacha).
Hortalizas (zapallo, zanahoria, corazón de alcachofa, calabazas).

Qué no darle
* Embutidos, carnes ahumadas y patés.
* Huevos fritos.
* Frutos secos enteros.
* Quesos fuertes o grasosos.
* Mariscos.
* Miel, caramelos y golosinas.
* Gaseosas.
* Frituras.
* Jugos enlatados, sopas aguadas, té, manzanillas. Estos alimentos tienen mucha agua y poco valor nutritivo, además de una cantidad de azúcar innecesaria.

This page is powered by Blogger. Isn't yours?